Equipado con una trotadora, una bicicleta y una maquina multifunción, la sala de ejercicios permite a los huéspedes de la Casa do Amarelindo mantener la forma en frente a la Bahía de Todos los Santos.